February 2018

Exposición de Cervantes a través de sus personajes

IMG_8929 (Copiar) La Biblioteca Pública de Lleida acoge, hasta el 31 de marzo de 2018 esta exposición que traza la vida literaria de Cervantes (1547-1616) a través de un recorrido por su propia obra: desde su primera creación, La Galatea (1585), una novela pastoril, a la última: Los trabajos de Persiles y Sigismunda, relato bizantino que se publicó póstumamente, en 1617. http://bibliotecalleida.gencat.cat/ca/actualitat/detall/noticia/expo-cervantes A través de imágenes y palabras, la muestra presenta a algunos de los personajes literarios de Cervantes para trazar el recorrido de su obra que pretenden ser una invitación a la lectura. 16 personajes para subrayar y unir simbólicamente el año de la muerte de Cervantes 1616 y el de su conmemoración en 2016, en esta muestra itinerante que ha recorrido ya diversos escenarios. En esta galería de personajes, se incluye también la presencia del novelista en sus creaciones como personaje y como escritor, dialogando y hablando de sí mismo o de sus obras. Cervantes, el soldado que nos enseñó a hablar es otra buena propuesta de Liber Ediciones para conocer la vida y obra de este literato de relevancia universal. Para conocer la obra: https://www.liberediciones.com/bibliofilia/cervantes-el-soldado-que-nos-enseno-a-hablar-2/

Maquiavelo y El Príncipe

Maquiavelo, visto por Vicente Arnás

Como dice Maurizio Viroli, profesor e investigador de la Universidad de Princenton, que ha centrado gran parte de sus estudios en la obra de Maquiavelo, El príncipe ha sido gravemente malinterpretado.

“El primer malentendido es la idea de que Maquiavelo compuso su pequeña obra en torno a 1513 para conseguir un trabajo en el régimen de los Medici, que se había instalado a finales de 1512. Eso es sencillamente falso porque Maquiavelo no escribió en El príncipe argumentos o frases que buscaban complacer a los Medici. Él quería que los Medici hicieran algo importante por Italia. Quería que hiciesen lo que le parecía necesario y urgente para Italia. Por decirlo de forma sencilla, El príncipe de Maquiavelo no es la obra de un adulador sino de un hombre que amaba su país “más que su alma” y quería que este fuera libre. Por esa razón buscaba en el contexto político de su tiempo agentes políticos que pudiesen alcanzar lo que necesitaba Italia”.

Maurizio sigue explicando: El segundo malentendido importante en torno a El príncipe es que Maquiavelo teorizó la supuesta autonomía de la política con respecto a la ética; es decir, que la política tiene sus propias leyes, sus propios principios, y que las acciones de los príncipes no se pueden juzgar a partir de criterios ordinarios de moralidad, compasión, integridad y conocimiento. La razón por la cual esta idea no tiene ninguna base en el texto es que Maquiavelo afirma la necesidad de los gobernantes de violar los principios morales y practicar el mal cuando sea necesario en una serie de capítulos –15, 16, 17 y 18– que tratan del tema siguiente: cómo se juzga a los seres humanos, cómo se les alaba o se les condena. Ahora bien, en esos capítulos Maquiavelo habla de príncipes, pero lo que dice es válido para todos los seres humanos. En otras palabras, no señala principios para juzgar las acciones de príncipes y principios para juzgar las acciones de los seres humanos corrientes. Los principios son los mismos. Maquiavelo simplemente observa que hay circunstancias excepcionales en las que los príncipes pueden verse obligados a ser traicioneros, crueles, infieles. Pero, y esto es algo fascinante, ahora sabemos que mientras Maquiavelo componía El príncipe estaba, casi con total seguridad, escribiendo la célebre comedia La mandrágora. Se trata de un descubrimiento reciente. Y es extremadamente importante porque, si observamos estas dos obras –El príncipe La mandrágora, que habla de ciudadanos normales, no de príncipes–, vemos que Maquiavelo llega a las mismas conclusiones con respecto a la ética y el comportamiento humano. En Maquiavelo no aparece la idea de que la política tiene autonomía respecto a la ética.”

Sin duda, son unos argumentos muy esclarecedores que nos ayudarán a entender mejor esta impresionante obra fundamental de la literatura universal.

Desarrollado por 2.0 Diseño