Pedro Osés

El artista Pedro Osés (Pamplona, 1942) es un creador con amplio reconocimiento, también, en el campo del dibujo de la ilustración y del cómic. El Diccionario crítico del arte español contemporáneo, (1973) de Antonio Manuel Campoy, apunta sobre Osés: “Pintor que incorpora al arte contemporáneo español a la poética del cómic, no como fragmento reducido a protagonista único, a la manera que vemos en el Pop Americano, sino como narración completa de un episodio imaginado, por cierto que menos pueril de lo que haría creer su epidérmica historieta, tan asociable a ese mundo de fantásticos sucesos que componen la banda dessinée, posiblemente inventada en Francia y, como tantas cosas, emigrada luego a USA, donde encontró su edad de oro, prolongada hasta hoy mismo por la prensa especializada.”

Como pintor, desde los años 60, participa en numerosas exposiciones colectivas e individuales y cuelga obras en varios museos e instituciones. Como dibujante ilustrador, realiza colaboraciones en editoriales: La Cúpula de Barcelona, HABE y Erein de San Sebastián y Pamiela y Liber Ediciones de Pamplona, entre otras del estado español.

Osés recibe Premios en la Feria de Angoulême en Francia y Lucca en Italia y colabora en distintas publicaciones, prensa diaria y revistas: Víbora, Madrid, …

 

Pedro Osés ha impartido magistrales cursos de cómic en, entre otros lugares, Barcelona, País Vasco, Madrid y Pamplona. En soporte informático, ha realizado trabajos para la Universidad Pública de Navarra.

Pedro Osés es uno de los miembros más destacados del movimiento que, el eximio crítico de arte José María Moreno Galván bautizó con el nombre de “Escuela de Pamplona”. Su primera exposición data de 1966, en la Caja de Ahorros Municipal de Pamplona. Desde entonces se prodiga en exposiciones individuales y colectivas en numerosos puntos peninsulares y del extranjero: Pamplona, Alicante, León, San Sebastián, Madrid, Bilbao, Francia, Italia, Barcelona, Santander, etc., en múltiples ocasiones.

Pedro Manterola, en la actualidad director del Museo Oteiza en Alzuza, Navarra, en su artículo “Los pintores navarros en los años sesenta”, nos dice: “Pedro Osés y Juan José Aquerreta, que desde finales de 1967 trabajaban juntos, justificaron sobradamente esta colaboración con una exposición inolvidable titulada Pinturas de Pedro Osés y J. J. Aquerreta, pero que todos conocemos con el nombre de “París, Mayo del 68″ porque está inspirada en aquellos sucesos. Esta obra que ilustraba la “vuelta a la realidad” de lo que fue llamado “Arte-Testimonio”, fue presentada en la sala de Cultura de la Caja de Ahorros de Navarra en marzo de 1970″, …

A comienzos de la década de los ochenta Osés reduce sus exposiciones individuales y colectivas para dedicarse más intensamente a los encargos pictóricos, a la ilustración para editoriales y a la creación de cómics.

Dice Osés: “Cuando empecé a pintar, pronto entendí que el arte debía ser un reflejo de la realidad social. La alienación del ser humano, cada vez más autómata, su sometimiento a los planes de dirigentes insensatos, sin moral. Las razas humanas exterminadas, las especies desaparecidas en nombre del progreso. Pero también está la naturaleza, aunque cada vez más amenazada. La soledad del alpinista. Los paisajes del Camino. Los paisajes interiores, la noche en calma. Las fuerzas desatadas de la naturaleza. Ahí están las imágenes para quien quiera verlas”.

Con estas palabras el autor no sólo nos introducía en el catálogo de la exposición que presentaba una selección de sus obras –organizada conjuntamente por los Ayuntamientos de Tolosa y Pamplona y el Museo Gustavo de Maeztu de Estella (septiembre 2002-abril 2003)– si no también en su transparente y recatada personalidad, siempre alejada de la espectacularidad publicitaria y de los cambalaches comerciales. Esta exposición pudo disfrutarse, entre otros lugares, en la Ciudadela de Pamplona, un lugar privilegiado para mostrar la obra de Pedro Osés.

A comienzos de 2008 Pedro Osés es uno de los autores elegidos por la Universidad Pública de Navarra para comenzar su colección de arte permanente. En abril de este mismo año, el artista presenta una exposición con su pintura de los últimos cinco años. Serán 40, entre acrílicos y acuarelas, las obras que podrán disfrutarse en esa sala de exposiciones privilegiada que es la Ciudadela pamplonesa. Ahí “estarán las imágenes para quien quiera verlas”.

Obras disponibles en nuestro fondo:

Desarrollado por 2.0 Diseño