Su solicitud ha sido enviada. Tendrá una respuesta lo antes posible.

Salomé

OSCAR WILDE

Traducción: MAURO ARMIÑO

Ilustraciones: CELEDONIO PERELLÓN

Edición original limitada a 199 ejemplares.

 

ALTA BIBLIOFILIA

Características de la obra:

  • Texto de Oscar Wilde, con traducción y notas de Mauro Armiño.
  • Ilustraciones y grabados de Celedonio Perellón. Contiene más de una treintena de dibujos a línea entre el texto, y seis aguafuertes a color realizados con técnica mixta de barniz blando y aguatinta, firmados por el artista.
  • El papel es un Fabriano de 220 g de fabricación especial.
  • La tirada mundial se limita a 199 ejemplares venales.
  • Se presenta en un lujoso estuche de piel de cabra de una sola pieza, con hierros dorados en tapas y lomo. Formato 38 x 27.
  • DESCRIPCIÓN:

    Celedonio Perellón vuelve a enfrentarse al mito como homenaje a Oscar Wilde en el centenario exacto de su muerte. Y lo hace de la mano de la realidad histórica de un lado, de la mano del sueño de otro. La minuciosidad casi histórica con que, en los dibujos a línea que acompañan al texto, describe el mundo oriental de Judea, que ha asumido en parte las costumbres del conquistador romano, sus ropajes, la riqueza de sus tiaras y diademas, contrasta con la libertad absoluta de los aguafuertes donde lo que hace Perellón es leer el mito de Salomé desde el interior, desde el sueño, tensamente erótico de la protagonista, que adopta formas diversas: oscuros animales en acecho, plantas que se retuercen, ojos alucinados del Bautista que clama para prohibir.

    Con la mezcla de minucioso realismo y de un onirismo erótica desatado, Celedonio Perellón sitúa la visión del mito de Salomé en una dimensión nueva: entre el cómic y el surrealismo… Es lo que Celedonio Perellón devuelve al mito de Salomé: realismo histórico y onirismo desaforado en los dibujos y las láminas con que ha tratado de acercarse, una vez más, al mito del deseo y su labor de zapa en el sueño, como homenaje a esta magnífica figura que, hace poco más de cien años, Oscar Wilde supo leer de otra forma, libre de las atadura religiosas de donde procede, para expresar lo que quizá haya sido la fuerza motriz del siglo XX: la sexualidad como expresión más profunda de la vida íntima, exclusivamente propia, de cada individuo. Sólo la poesía y el sueño -y Sigmund Freud hurgará en esa dirección- pueden expresarla por encima de la razón; la poesía, el sueño… y otras formas artísticas: desde la ópera de Richard Strauss hasta este trabajo reciente de Perellón, prueba de su trato con el mundo subconsciente, más real siempre que lo palmario que tenemos ante la vista; porque un ojo ve, sobre todo, porque sueña.

Galería de ilustraciones:

Solicite información sin compromiso


Desarrollado por 2.0 Diseño